14 octubre 2013

Reseña #19: La inquilina de Wildfell Hall de Anne Brontë

Fértiles descripciones con dosis de devoción y austeridad




 
Tipo de historia :
Es un clásico de la literatura británica que pertenece al género del Romance, ficción histórica. Es para todo tipo de público. 

Sinopsis:
Una mujer muy devota y de fuerte fortaleza se enamora de un hombre deprovisto de todos los valores para ser buen esposo, buen padre y buen hombre. A pesar de no ignorar algunas de sus deficiencias, cuando se casa se da cuenta del desatino de su elección.
Helen huye de Arthur, su esposo, cuando su carácter afecta a su hijo. Por suerte no todas las puertas están cerradas para ella. Lawrence, hermano de Helen, la ayuda a ubicarla en una mansión en ruinas, Wildfell Hall, y allí se hace pasar por la viuda Graham con su hijo,  cuando creía que podía encontrar la paz y aislada de todo y de todos, no contaba con sus vecinos que no le harían la vida fácil.
El talento de Helen, la pintura, le permite subsistir y así se mantiene por un tiempo hasta que tiene que volver con su esposo porque está gravemente enfermo.
¿Estará condenada a vivir con su esposo o tendrá alguna esperanza de ser feliz?


Reseña:
Valoración Nivel de fuego:  ----


Lo malo y lo feo:
  • El libro sería perfecto sino fuera por los constantes textos con expresiones y razonamientos religiosos. Demasiada devoción para mi gusto. Aunque se entiende por el papel que la religión desempeñó en la vida de Anne Brontë y sus vivencias con el dinero, el poder social, el comportamiento moral y la posibilidad de encontrar la verdadera felicidad.

Lo bonito:
  • Si hablamos de contrastes, tenemos a un señor Markham tan tontamente enamorado y expresivo frente a una señora Graham tan austera en sus afectos, y contenida a la vez, con mucha vehemencia.
  • Un alto contraste de personalidades tan significativas o es mejor decir llamativas, entre un Fergus (hermano de Gilbert Markham) y la señora Helen Graham; un apasionado e impulsivo Markham y un tranquilo y sosegado Lawrence, entre otros.
  • Helen expresa lo obtuso que pueden ser determinados hombres ricos, su banalidad, su altivez, su estrechez de mente, su incapacidad de equidad ante la mujer, en general y su esposa en particular.
  • Mi admiración por Helen va en aumento desde que empieza el libro hasta que termina, me sorprende su férrea sensatez de actitud ante sus sentimientos, primero mal correspondidos por su esposo y en otro momento correspondidos plenamente por otro caballero, pero impedida de mostrarlos.
  • Helen no iba tan ciega en su matrimonio, sabía que su esposo no era un buen hombre pero prefirió correr el riesgo pensando que era capaz de cambiarlo. Es admirable cómo ante ese error asume su destino con entereza.
  • Fue aleccionador ver a una Helen muy superior de mente, ante una nimia mente de Arthur, su esposo, consciente de sus carencias actuaba con más ensañamiento y salía huyendo cuando se hartaba.


Portada:
La portada refleja aquel tiempo: la fotografía, los colores (amarillos y marrones terrosos), las figuras y ornamentos; todo refuerza esa sensación clásica y de aquella época. Una composición sencilla porque la imagen habla por sí sola, con un toque más actual por la tipografía usada, sin serifa, que habla de una edición más moderna. Aunque no es una portada que impresione, cumple su cometido.
Valoración:  


Apreciación personal:
Una joya literaria de la que tenía muchas expectativas y no me ha decepcionado en absoluto; sus descripciones, sus diálogos, sus personajes, sus paisajes... incluso con ese halo de aridez en sus textos, todo ha sido un disfrute.
 
La historia tiene tres partes: la primera cuando el señor Markham cuenta su historia de forma epistolar, su vida y los cambios que experimenta con la llegada de la misteriosa dama a Wildfell Hall. Aquí la narrativa al ser desde el punto de vista de Markham es más lírico, con humor y mucha chispa.

La segunda parte, Helen narra su historia también de manera epistolar a través de su diario. El estilo es más austero, sin adornos, sin florituras, una descripción de los hechos con cierta crudeza.

Y la tercera parte, vuelve al señor Markham, contando desde su punto de vista, siempre de manera epistolar; por un lado, la salida de Helen para atender a su esposo enfermo y por el otro su propia vida: el cambio de simple granjero enamorado de la vida, a un hombre devotamente enamorado de una mujer casada y su lucha por ser correspondido, su espera, su desasosiego, sus miedos e inseguridades hasta casi no tener esperanza.

La novela tiene fuerza, se respira cierto feminismo, Helen, una mujer preparada, generosa, reflexiva, extremadamente devota, se enamora de Arthur, totalmente opuesto a ella (irreverente, mujeriego, jugador, bebedor, pagano, etc.) y nos enseña cómo su amor y toda su paciencia no es suficiente para alcanzar la felicidad.

Una novela que nos brinda reflexiones intensas de la sensatez humana, de la severidad cristiana en la actuación de cada individuo y la falta de equidad para juzgar a un hombre y una mujer ante un mismo "pecado".

Las palabras están siempre impresas con ese toque melancólico, resentido e incluso frustrante ante la injustica de ser mujer y ser esposa. Es duro ver el maltrato físico y psicológico al que es sometida la mujer, en aquella época y en cualquiera. Abusos de todo tipo, a lo largo de la historia, las mujeres han soportado durante toda su existencia, sobre todo en el matrimonio, y aquí Anne Brontë retrata muy bien estos hechos. Describe dos tipos de mujer afrontando estas situaciones: por un lado la señora Huntingdon y la señora Hattersley; dos mujeres tan distintas para enfrentar sus vidas con dos esposos tan parecidos en la superficie. Y ahí está la diferencia. Helen Huntingdon, mujer tenaz, talentosa e inteligente es una ofensa para la mente ramplona de Arthur, su esposo, saca lo peor de él (violencia psicológica, crueldad, abusos, infidelidades y autoritarismo); y por el otro frente la señora Hattersley, totalmente sumisa, golpeada, maltratada y siempre poniendo la otra mejilla, sin ningún reproche, ni censura a la actitud de su esposo ¿os imagináis una mujer así? me quito el sombrero por las dos. El final de ambas parejas fue totalmente diferente y sorprendente.

Definitivamente, Anne Brontë hace una magistral reflexión de las personalidades de los distintos personajes, sus mentes, sus debilidades, sus cualidades, es una excelente fisonomista del carácter a través de sus principales personajes: Helen Huntingdon y Gilbert Markham. Muchas de sus reflexiones tienen una alta dosis de religiosidad y devoción que en una primera lectura es difícil asimilarlo, sobre todo para los que estamos poco familiarizados con tanta religiosidad. Lo que más me llamó la atención es su estilo directo sin adornos, realista y con cierta melancolía que dejaba connotar entre sus líneas.

Está claro que para Anne Brontë el título de caballeros no era sinónimo de ser buenos hombres, buenos cristianos y así lo remarca en la descripción que hace de personajes como Grimsby, Huntingdon, Hattersley e incluso Hargrave (que era más instruido y moderado que los otros pero resentido y vanidoso); o un Lowborough (que a pesar de su cambio, era débil de carácter) frente a un simple granjero como el señor Gilbert Markham que era todo un caballero sin tener ese título. 

El otro tema importante que toca en su novela epistolar es el alcoholismo y todo lo que esa enfermedad desencadena en la vida de las personas que conviven con personas que sufren ese mal.

En definitiva una obra sobria y deliciosa en descripciones de personajes, lugares y pensamientos, dejando un halo de aspereza y melancolía en sus textos pero no por ello deja de encandilarte entre sus letras tan ingeniosamente puestas en papel a través de sus personajes.



La autora:
Anne Brontë nació en el seno de una familia de escritores, eso unido a las circunstancias que tuvieron que enfrentar, sus obras reflejan ese mundo donde vivió y creció.
El alcoholismo tocado en su obra Inquilina de Wildfell Hall fue inspirado por su hermano Branwell quién se dio a la bebida y el opio sin lograr curarse debido a una decepción amorosa.
Anne trabajó como institutriz y tuvo una corta vida, estaba muy unida a sus hermanas, murió de tuberculosis -como Branwell y Emily-. En su último aliento de vida, Anne pidió a Charlotte, que tuviera  el coraje de seguir adelante (era la que les sobrevivió a todos los hermanos).






Ficha técnica:
Editorial: Debolsillo
Traductor: Waldo Leirós Álvarez
Idioma: Español
Fecha Publicación: 2003
ISBN-10: 8499082882
ISBN-13: 978-8499082882
ASIN: 848460828X
Páginas: 576 págs.
FormatoTapa blanda
Precio tapa blanda: 9,45 €
¿Dónde comprar?:Amazon.es |  BookDepository |




Otra obra de Anne Brontë:








5 comentarios :

  1. Que ganas tengo de leer a Anne, es la única de las hermanas que me falta por conocer. Me gusta tanto esta familia. Tienen un aura de misterio y de sufrimiento alrededor que los hace únicos, al igual que sus historias.
    Veo que Branwell inspiró a su hermana para escribir esta novela y ahora que lo has nombrado aprovecho para recomendarte un libro que me gustó muchísimo: The infernal world of Branwell Bronte de Daphne Du Maurier.
    No se hasta que punto es fiable como biografía, pero esta muy bien escrito y da muchísima pena ver el triste destino que tuvo Branwell.
    Un besito y gracias por la reseña, me ha encantado :)

    ResponderEliminar
  2. Uff!! pues yo con las hermanas Brontë tengo mi tarea pendiente, después de Jane Eyre, esta es mi segunda novela. Y Jane Eyre está entre mis favoritas que compite ahí, ahí con Orgullo y Prejuicio. Anne me ha sorprendido gratamente y definitivamente entra entre mis autores favoritos.
    He buscado el libro que me has recomendado y ya lo he puesto en mi wishlist aunque es una pena que no esté en español. Soy de las que prefiere los clásicos leerlos en mi lengua materna :P
    Ufff!!! El alcoholismo es una enfermedad bastante cruel para quienes la padecen y para los que viven alrededor. Y este hombre Branwell no solo sufría de eso sino también de algo mental.
    Tengo que hacerme con una biografía de esta familia porque es dura la vida que les tocó vivir.

    Muchísimas gracias Marie :D Me alegra muchísimo que te haya gustado ;)

    Un saludito :)

    ResponderEliminar
  3. Me encanta la obra de las hermanas Brontë :) He leído el otro libro de Anne: Agnes Grey, pero este del que hablas no lo conocía, intentaré hacerme con él :)
    Muchas gracias por la información :)

    ResponderEliminar
  4. Genial Trinity, seguro que disfrutarás este libro. Yo aún no he leído Agnes Grey y la verdad que después de leer "La inquilina de Wildfell Hall" tengo ganas de leer más de esta autora.

    Muchas gracias por comentar, Trinity.

    Un saludito :)

    ResponderEliminar
  5. Hola, a mí me encantan las hermanas Brontë y Cumbres borrascosas es mi libro favorito, aunque Jane Eyre le sigue de cerca. De Anne Brontë solo leí esta novela y debo decir que me sorprendió muchísimo, porque lo que había leído sobre ella no la situaba a ese nivel.

    Saludos,

    ResponderEliminar

Si te gusta, puedes compartirlo...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...